Servicios especiales de Roberto Guadalupe:
1. Clases particulares en Lima: Inversiones en la Bolsa de Nueva York:Talleres/Método sugerido/Apertura de cuentas. Por Roberto Guadalupe.
2. Estructura/Reestructura de Cartera para inversionistas.Por Roberto Guadalupe.
3. Recomendaciones de inversión en Wall Street. Por Roberto Guadalupe.
*Contacto: RPC/WhatsApp 99 3316072 / 435 8498
*Facebook: Roberto Guadalupe / *Facebook: Global Bolsa
*E-mail: robertoguadalupe@global-bolsa.com / *E-mail: robertsebastian74@hotmail.com

02 de Octubre 2017


Principales acontecimientos de la bolsa , por Forexpros.es

miércoles, 10 de julio de 2013

¿Y si al oro lo vemos en el subsuelo? Por Javier Frachi.



Miércoles, 10 de Julio del 2013.
La suba en el precio del oro en los últimos años (en 2009 la onza valía USD 800 y en 2011 superó los USD 1.900) fue lisa y llanamente otra burbuja. Y hoy en día como toda subida de los precios de los activos está divorciada de sus fundamentales de oferta y demanda, la burbuja del oro se está descinchando.

En esta breve nota intentaré mostrarle que el precio del oro puede sufrir
un nuevo ajuste en su cotización. Recuerde un principio básico: tanto la tasa de interés como el precio de un activo tienen resumidas en su precio expectativas presentes y futuras sobre la realidad. Habiendo dicho esto aclaro que siguiente análisis lo haré desde una mirada macroeconómica y desde los fundamentals de la inversión.

Hay varias razones sobre el por qué la burbuja explotó y por qué el precio del oro es probable que se dirija hacia niveles más bajos. Estimo que estará cerca de los USD 1.000 por onza a dos años vista en tanto Estados Unidos mantenga su ritmo de recuperación actual y el mundo acompañe.

En primer lugar el precio del oro tiende a subir –a hacer un spike- cuando hay un contexto económico, financiero y geopolítico que pone en riesgo la estabilidad económica. El inversor tiene que palpar una realidad caótica, en donde los principales centros financieros mundiales están cayéndose en pedazos. La crisis tuvo un momento icónico para ejemplificar este punto, durante ella el público y los analistas dudaban de la calidad de los bonos del gobierno americano y del resguardo de los depósitos bancarios. Quienes compraron oro en aquel entonces pensaban o imaginan que era momento de equipar el bunker con comida, agua, municiones, armas y lingotes de oro porque el fin estaba cerca. Nada de esto o similar sucedió.

Ahora bien, incluso en este escenario el oro es una paupérrima inversión. De hecho en pleno auge de la crisis el precio del oro tuvo fuertes bajas y muchas de las compras apalancadas derivaron en ventas forzadas debido a que cualquier corrección del precio activó los margin calls de cada posición. Desde entonces y más allá de la reflación inducida por Bernanke el oro siguió haciendo correcciones y más margin call se ejecutaron. Por lo tanto queda demostrado que el oro puede ser un activo muy volátil en pleno desenvolvimiento de una crisis.

En segundo lugar el metal amarillo obtiene su mejor performance cuando el riesgo de alta inflación es tan plausible como su popularidad en el público masivo de que es un refugio de valor en tanto se deprecie su moneda local. Sin embargo y a pesar de las sucesivas rondas de emisión monetaria –quantitative easing- la inflación global es baja y amenaza disminuir un poco más si se estabilizan las tasas unos puntos más arriba. La razón es muy simple: mientras la base monetaria aumenta, la velocidad del dinero ha caído estrepitosamente, siendo los bancos paradójicamente quienes tienen exceso de reservas y el continuo desapalancamiento de los públicos y privados respecto a su deuda hace que la demanda crezca menor velocidad que su oferta.

Así resulta que la presión de los gremios de trabajadores sobre aumento de los salarios es pequeño e impensable que existan aumentos sostenidos y generalizados de los precios. Más aún, es probable que el reciente reajuste a la baja de los precios de los commodities influya también a la baja en la misma inflación. El oro debería seguir esta tendencia ya que como dijimos anteriormente el oro implícitamente pricea la inflación actual y la esperada.

En tercer lugar, el oro como cualquier otro activo no da ningún tipo de compensación por su “almacenamiento”. Mientras que las acciones tienen dividendos, los bonos cupones y las casas y departamentos dan rentas, el oro subyace en la apreciación de capital vía aumento del precio spot. Ahora bien, si las principales economías vuelven al sendero del crecimiento como lo hace Estados Unidos es muy probable que nuevamente el mercado de renta variable supere en retorno al metal amarillo. Pienso que quien compra una onza debería recibir una franela para lustrarlo y frotarlo en busca de un Aladino.

En cuarto lugar, el mejor momento para comprar oro es cuando las tasas reales son negativas o están en proceso de caer algunos puntos básicos. Un ejemplo de manual y perfecto de este escenario es Venezuela. Sin embargo cuando el panorama económico es positivo, se vislumbra crecimiento, los bancos centrales van a terminar sus programas de expansión monetaria y consecuentemente subirán las tasas de interés a niveles “normales” lo cual implica que no habrán más tasas reales negativas y por ende el oro debería tender a la baja.

En quinto lugar quiero falsar el argumento esgrimido por muchos inversores el cual esboza que los gobiernos al tener niveles intolerables de endeudamiento harán que los precios de los bonos caigan y el del oro reflote. A decir verdad pienso que están viendo la mitad de la foto. Hoy en día la mayoría de estos países endeudados –Japón, la periferia europea y Estados Unidos- son dueños de la mayor parte del oro en circulación. Y no van a dudar un segundo en vender sus reservas en el metal con tal de bajar el ratio de endeudamiento. De hecho, sin ir muy lejos en el tiempo, recordemos que Chipre generó una venta masiva en el precio del oro (-13%) cuando amenazó con vender una porción muy pequeña valorizada en USD 520 millones de sus tenencias. Entonces pensemos qué impacto tendrá en el precio si países como Italia cuyas tenencias están valuadas en USD 130 billones imitan a la declaración chipriota.

Según Mishkin una moneda debe cumplir tres funciones: ser un medio de pago, una unidad de cuenta y ser un depósito de valor. El oro quizás sea un refugio de valor pero sin dudas no es un medio de pago ni una unidad de cuenta. Nos queda definir al oro como un activo que sirve para “protegerse” (hedge) contra el miedo y el pánico irracional momentáneo. A modo de conclusión un inversor debería tener un poco de oro en su cartera en caso que piense o imagine que el mundo va a estallar mañana o quiera protegerse contra riesgos sistémicos tan imperceptibles como imborrables del sistema financiero.

Javier Frachi
Maestría en Finanzas UTDT, 2012

Fuente : Capital Bolsa.
Subrayados : “ Roberto Guadalupe , Análisis de Acciones de Wall Street “.

Escriba su E-Mail y reciba las publicaciones del Blog (Nota : Le llegara un E-Mail ,NO se olvide Confirmar):


Delivered by FeedBurner

Global Bolsa

Peru Blogs